domingo, 14 de abril de 2013

Dame un toque



Si a la hora de dormir 

vienen los fantasmas 

dame un toque, 

que yo repararé tus sueños 

con ungüentos primigenios 

y los lustraré con aceites esenciales 

para que parezcan nuevos. 

Puliré los desperfectos, 

correré con los gastos, 

limpiaré los cristales 

para que veas con claridad 

que no existen los monstruos. 

Pero quizá deje alguna muesca 

imperceptible entre tus labios 

para rubricar el remiendo, 

quizá te ponga algún lunar 

que encaje con alguno de los míos 

para firmar la obra. 

Y es que a los artesanos, 

al igual que a los poetas, 

les gusta deja su huella 

para que nadie se olvide 

de los aciertos o desconciertos 

que construyen con sus manos.

1 comentario:

  1. Desde que follamos soy tu mayor fan, ah!, que no follamos.

    ResponderEliminar