miércoles, 26 de diciembre de 2012

La incertidumbre del hacha



Esta piel débil no resiste 

la incertidumbre del hacha, 

su golpe certero a la altura del estómago, 

pero aún así lo recibe 

porque sus terminaciones nerviosas 

saben que el dolor es la señal 

de que el cuerpo no es de piedra, 

que el pulso palpitando en la herida 

es el ímpetu con el que empuja la vida, 

la pulsión de rozar las mismas bocas, 

de buscar con los dientes los tendones escondidos, 

de oler, de nuevo, los perfumes que no se han olvidado.

2 comentarios:

  1. El hacha no es más que un boomerang disfrazado de esta, que vuela por el viento cruzando países y ciudades.

    ResponderEliminar